Mindfulness la meditación plena

atencion plena

La meditación, esta técnica milenaria de relajación, cuenta cada día con más número de adeptos, que encuentran su paz interior gracias a ella. Directa o indirectamente esta técnica se ha ido introduciendo en los países occidentales, existiendo diferentes métodos para llevarla a la práctica, pero todos ellos basados las mismas raíces. El método Mindfulness, es uno de ellos, y lo podemos encontrar a través de cursos intensivos, impartidos normalmente los fines de semana. Desde su aparición, la meditación ha servido como método, con el cual el individuo consigue entrenar su mente, de manera que se llegue a tener un control total sobre ella. Diferentes técnicas, con un claro enfoque para lograr un estado de máxima relajación, a la vez de saber aprovechar la energía que tenemos en el interior, y que se convierte en nuestra fuerza vital, son parte de los objetivos.

Condición natural de la conciencia

Según las creencias budistas, el hecho de meditar es conseguir la condición natural de nuestra conciencia. Dentro de esta misma religión, existen diferentes escuelas de meditación y aunque todas basadas en estas mismas creencias, cada una tiene la libertad de interpretarla según sus técnicas u objetivos. Este estado natural de la conciencia humana, se ve alterada en muchísimas ocasiones por los distintos episodios por los que pasamos a lo largo de nuestra vida. En el mundo actual, no es difícil encontrarse en una situación comprometida, o cuando menos que nos suponga algún quebradero de cabeza. Gracias a métodos como Mindfulness, con estas creencias budistas como fondo, tenemos la oportunidad de conseguir las herramientas necesarias para combatir el estrés diario, ansiedad, problemas psicológicos, familiares, laborales o de pareja.

La conciencia plena

Las diferentes técnicas de meditación pueden variar en función del enfoque que se les dé, unas lo harán en el campo de la percepción, otras se basarán en la concentración plena y otras desearán alcanzar la conciencia plena, que en el idioma británico se conoce como “Mindfulness”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *